Producto de InterManagement Grupo Corporativo SL

DUDAS FRECUENTES

¿Qué hago con un compañero/a que se escabulle y deja el trabajo más pesado a los demás?

Déjame que te haga tres preguntas y algunos comentarios antes de pasar a los temas relacionados.

¿Con qué frecuencia sucede esto y en qué tipo de trabajos?
Con el fin de corregir ciertos comportamientos, conviene no generalizar ni exagerar el defecto de que se trata. Tres ejemplos valen más que una gran generalización. Vale más corregir un aspecto que intentar cambiar a la persona.
¿Hay algún tipo de antecedente en el que se le haya reprendido por este motivo? ¿Qué acuerdos se tomaron?
Cuando durante mucho tiempo se dejan pasar conductas no adecuadas, finalmente se enquistan y ya se vuelven más difíciles de corregir. Por eso es bueno que si hay algún antecedente, tomarlo como punto de partida.
¿Cuáles son los motivos que esta persona presenta para justificar su actitud?
Es importante escuchar con atención y respeto la versión que la persona tiene de su comportamiento. Cuando lo exponga, dejarle hablar y hacerle algunas preguntas de profundización antes de rebatirle o cuestionarle.

TEMAS RELACIONADOS CON ESTA DUDA

Dirigir personas

Cómo hago para que mi equipo se forme y esté motivado

Saber criticar con buenas formas pero con exigencia

Buen jefe equipo

Cómo consigo tener un mejor equipo

Reparto del trabajo

«VOLVER AL LISTADO

Cómo consigo tener un mejor equipo

CONSEJOS

  • Comprobar que todos en tu equipo tienen una carga de trabajo razonable.
  • Identificar aquellos trabajos menos atractivos y verificar que todos los colaboradores tienen un porcentaje de esos trabajos.
  • Estar atento a no penalizar siempre a los mismos cuando se trata de hacer esfuerzos extras o tener mecanismos de recompensa para ese tipo de trabajos
  • Destacar, de vez en cuando, la aportación de todos los trabajos al logro común del equipo
  • Reparto permanentemente desigual del trabajo
  • Designar calidad de trabajo muy diferente
  • Recaer sobre los mismos las emergencias y los trabajos extras
  • Descuidar el objetivo grupal privilegiando el propio
  • Convoca reuniones en las que cada uno de los componentes de tu equipo cuente en qué está trabajando y cuales son sus proyectos. Hablar de la carga de trabajo sin tabúes y, si es preciso, que se pida ayuda. Esa ayuda mutua si se da sin la intervención del mando, construye el equipo.
  • Destaca las aportaciones de cada trabajo, por pequeñas que sean. No dejes que el "trabajo basura" se acumule en un puesto. Estate atento a que todo el mundo realiza la parte menos vistosa de su trabajo y no la "deleguen" o la dejen sin hacer
  • Debes de repartir entre los componentes de tu equipo los esfuerzos extraordinarios. Si no puedes debes de tener mecanismos económicos o de otro tipo para premiar esos esfuerzos. Es cierto que hay personas que lo hacen de buen grado pero puedes "quemarlas" si existe un agravio comparativo con otros compañeros de trabajo.
  • Recordar los objetivos globales del equipo. Señalar de dónde vienen y cómo encajan con la estrategia de la dirección y de la empresa. Estar atento a los terrenos comunes y los solapamientos del equipo para que no se queden sin hacer o se hagan mal. Como dicen en fútbol: "jugar levantando la cabeza y jugar sin el balón"


  • Que todos y cada uno de los miembros del equipo tengan una carga de trabajo equiparable es difícil. Es una labor del jefe evitar grandes desviaciones
  • Todo trabajo tiene una carga administrativa, técnica, comercial y relacional. Aunque el que lo hace no sea consciente de las naturalezas distintas de sus tareas
  • En las emergencias siempre tienes gente en tu equipo que te "saca las castañas del fuego" pero eso hace que el resto se inhiba y se convierta en una rutina
  • Que alguien logre su objetivo individual, en ocasiones, hace que el resto del equipo no pueda alcanzar sus objetivos. Si todos logran sus objetivos el equipo logra sus objetivos


  • Si la carga de trabajo es distinta tendremos una sensación de agravio permanente y repercutirá en todos los aspectos del equipo
  • Si mi trabajo está bien visto por los demás me sentiré bien. Si mi trabajo está mal visto me sentiré mal. Eso de estar bien visto no siempre está vinculado a la aportación real del trabajo al logro común del equipo
  • Ante el trabajo extra o la necesidad de realizar un esfuerzo mayor tienes gente en tu equipo que te ayuda. Si siempre son los mismos se crea una sensación de agravio. Una idea peligrosa sobre la existencia de "tontos" que trabajan de más y "listos" que se libran de los esfuerzos especiales
  • Bastantes personas están convencidas de que si cada uno hace bien su trabajo el equipo alcanza las metas. No es así y la interacción entre los miembros del equipo produce acciones que si no las hacemos bien no alcanzamos los resultados globales